Las fábricas educadoras, los límites de la autogestión y la copa del mundo – 2/3

numax presenta-fotograma

Después de una año, continúo este post dividido en tres partes. Si la primera parte estaba dedicado de forma extensa al trabajo School is a factory de Allan Sekula, en los dos últimos será más breve, conciso e incluso me apropiaré de de aportaciones de otros blogs que complementan muy acertadamente el contenido que voy a compartir.

Si volvemos a contextualizar el motivo de la entrada, esta estaba relacionada con la exposición “Mínima resistencia. Entre el tardomodernismo y la globalización: prácticas artísticas durante las décadas de los 80 y 90″ que se celebró en el Museo Reina Sofia de Madrid hace ya más de un año. Y más concretamente en una sala donde convivían tres trabajos que me llamaron mucho la atención por el tema que abordaban, su actualidad y sobre todo su fuerte posicionamiento: en estas obras los usos sociales y el potencial educador de lo fotográfico y cinematográfico se contraponen a las derivas formalistas del arte oficial del momento.

En esta segunda parte, simplemente voy a compartir  «Numax presenta» documental del cineasta Joaquim Jordà junto con parte de una nota del Blog Columna Rapperpunk que presenta el film documental de una forma muy clara antes de su posible visionado.

numax presenta

Por enero de 1977, los obreros de Numax elaboran una plataforma reivindicativa de cinco puntos: 24000 ptas de salario mínimo al peón, 40 horas semanales de lunes a viernes, IRPF a cargo de la empresa en un 50%, revisión de toda la cadena de montaje e igualdad de horario en los tres centros de trabajo que formaba la empresa. Los obreros por la consecución de la plataforma, organizan una huelga. La empresa responde con el despido de 13 personas (nueve representativos para la empresa y otras 4 de relleno por si magistratura obligaba a la empresa a readmitir a alguien) y tras tres meses de huelga los obreros vuelven al trabajo. Ahí comienza una segunda parte del plan de la dirección empresarial: expediente de crisis, suspensión de pagos, regulación de empleo. Los trabajadores ocupan la fábrica en respuesta al ataque patronal. A finales de junio, la ocupación de la fábrica acaba y se firma un pacto con la empresa. Empieza una fase de control obrero de la fábrica, que tras el devenir de los acontecimientos (el abandono de la patronal, la concesión de un crédito por parte creo que del Ministerio de Trabajo de 10.000.000 de ptas…) se transforma en autogestión, los trabajadores asumen todas las labores y organizan diversos comités para afrontarlas.

El propósito de la autogestión es asegurar el puesto de trabajo (similitud con las más recientes ocupaciones de fábrica argentinas). Esta nueva situación provoca buena cantidad de problemas, tanto a nivel externo (imagen comercial, proveedores, clientes…) como a nivel interno (relaciones entre los propios trabajadores). Algunos problemas a nivel externo: la dificultad de venta de electrodomésticos debida a la falta de fondos para publicidad e investigación (es un sector en constante modernización de productos), la dificultad para recibir concesiones de créditos, los pedidos son insuficientes para permitir un salario digno, las deudas de la antigua dirección empresarial por la suspensión de pagos, desprestigio de Numax por el largo conflicto, abierto boicot por empresas de la competencia, etc. A nivel interno enfrentamientos entre los propios trabajadores. La división en el seno de la asamblea provenía de aquellos que querían cambiar las relaciones internas de la fábrica (igualdad de salarios, socialización del carnet de paro por la imposibilidad de suministrar trabajo continuo a todos y por los privilegios en dinero que obtenían quienes rotaban más tarde, horarios flexibles a necesidades, escuela dentro de la fábrica, fin de las jerarquías…) y quienes querían seguir con privilegios (obtenidos de la antigüedad, de su especialización…) y con medidas disciplinarias clásicas (sanciones por retraso). Este grupo mostraba su resistencia a la igualdad de salarios o la disminución de horarios.

Autor: Carlos Albalá

Tal vez sea un desaprendedor vocacional de apellido con vínculo

Un comentario en “Las fábricas educadoras, los límites de la autogestión y la copa del mundo – 2/3”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: